Entradas

Capítulo 4: Sí

Los jóvenes sentados en el suelo del trastero miraban atontados la tabla de madera que se imponía entre ellos. Han pasado unos días desde su encuentro y era la primera vez que pisaban el apartamento de Helia. 
La joven había estado viviendo en la casa de Rodrigo después de que éste le confesara su pasado. Los dos convivían prácticamente sin hablarse e intentando no molestar con sus rutinas y manías. Helia se metía en el despacho del joven cuando éste se iba a comisaría a trabajar para realizar sus shows, Rodrigo intentaba no llevarse los dedos para fingir fumar o cerrar la puerta numerosas veces (aunque no podía evitar comer de forma par los alimentos o no pisar las rayas de las baldosas). 
Así sobrevivieron después de hablar de Lucía, era algo difícil de manejar teniendo en cuenta lo de la muñeca y el susurro extraño que había oído Helia. Rodrigo no se sorprendió ante tal historia, hacía tiempo que había estado investigando sobre ese piso en cuestión y mucho de lo que había encontra…

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea

Imagen
Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres.
Hoy señoras y señores, os traigo un libro que pertenece a uno de mis géneros o subgéneros favoritos: el social. Además por increíble que parezca es un libro juvenil que no tiene tríos amorosos, fantasía o demás temas que parece que es lo único que le gusta a los jóvenes. Por cierto, ir preparando los pañuelos para el drama como buenos sensibleros que somos. 
La historia que envuelve a los personajes es genial sobre todo por la situación en la que se encuentra el mundo últimamente. Parece que hemos dado un retroceso en el ámbito de la moralidad y el terrorismo está a la orden del día, por eso leer como una familia tiene que enfrentarse a la pérdida de la muerte de uno de sus miembros por una bomb…

BookTag: Once cosas

¡Muy buenas eboclogurxs!
He sido nominada por la escritora del blog Ailime Rol para realizar este tag (muchas gracias). Todo esto consiste en contestar a una serie de preguntas y realizar algunas normas que por supuesto no cumpliré del todo. 
Normas Compartir once cosas de ti.Responder las once preguntas del blog que te nominó.Hacer once preguntas nuevas.Nominar cinco blogs.Once cosas sobre mí 💙 Soy una persona muy sensible. Me afecta los cambios de temperatura, los ruidos, si estoy rodeada de gente, los olores... Es cierto que ser sensible tiene sus cosas buenas pero creerme que yo acabo un poco hasta las narices con tanta intensidad.
💙 Por culpa de lo anterior soy una persona muy ansiosa. Me preocupo enseguida por todo y tengo que tener conversaciones conmigo misma para tranquilizarme (o por lo menos pulsar en este enlace y soñar).
💙 Estoy enamorada de la pizza, de la luna y de la lluvia. Menos mal que no son celosas. 
💙 Adoro leer y escribir, es algo bastante evidente por el con…

Capítulo 3: Clack

Helia observaba indecisa la puerta de envejecida madera. Su mano temblaba a causa del miedo, pero venciendo a sus temores metió la llave girándola cuatro veces hacia la derecha hasta que oyó el clack del pestillo liberado. Agarró el picaporte y decidida se dispuso a entrar.
Todavía recuerda con nitidez lo que ocurrió aquella noche con la muñeca de pelo trenzado, y aunque minutos después del susto despertó en su cama sabía que lo que había ocurrido no era una ilusión. Desde que era niña nuestra joven padecía de parálisis del sueño, y a pesar de que al principio achacó la experiencia a este trastorno pronto tuvo que salir de su error: todas las noches oía el llanto de varios niños encerrados en el trastero.
No se pensó demasiado eso de ir a comisaría cuando se repitió este fenómeno varias noches seguidas. Tenía que poner remedio a todo lo que estaba ocurriendo y no iba a irse de esa casa tan fácilmente. Ahora que le iba bien las cosas y estaba comenzando una vida que siempre había soña…

El Pistolero

Imagen
En esta novela un pistolero está obsesionado con perseguir a una persona cuyo mote es el hombre de negro. Viajará por todo el desierto viviendo aventuras y enfrentándose a su pasado consiguiendo que el lector poco a poco conozca su historia. 
Me parece muy complicado describir una novela con tantos matices y misterios. Está claro que me va a costar hablar del libro sin desvelar nada de la trama, por eso espero que no quede muy escueto y que os entren ganas de leerlo.
Como muchas otras veces, voy a empezar esta pseudo-reseña centrándome en los maravillosos personajes. En esta ocasión, nos pondremos en la piel de una persona que es un misterio en si mismo. Lo único que sabemos de nuestro protagonista es que lo acompañamos a través de un desierto inmenso, además, éste parece ser una especie de pistolero como los del Viejo Oeste (su nombre va apareciendo al final de la novela aunque no parezca importante). La personalidad de nuestro individuo dista mucho de aquellos héroes a los que estam…

Capítulo 2: Humo

Sabía que era ella, pronto tendría que entrar en acción.
El puente de hierro (el más nuevo de la ciudad) tenía un visitante inesperado, no todos los días un policía decidía apoyar sus brazos en la barandilla de su estructura. Desde su posición, el funcionario podía ver claramente los otros dos puentes de piedra mucho más antiguos, mucho más dolorosos.
Fue en el concierto de hace más de dos primaveras, ella estaba preciosa. Su sonrisa de oreja a oreja iluminaba el ambiente, sobre todo porque acababa de cobrar su segundo sueldo. Desde hace unos meses había conseguido trabajar en el portal número diecinueve cuidando de una señora mayor que había quedado viuda, eso la había animado bastante porque había estado muchísimo tiempo parada. Decidieron ir al concierto juntos escogiendo en su ruta uno de los puentes antiguos, a la vuelta, el joven tuvo que volverse solo montado en el asiento de atrás de un coche patrulla por el otro puente de piedra.
Recuerda como ocurrió todo. El tiempo pareció…

Todo. Luego. Nada.

Mejor que la lluvia para el poeta
era tu figura en mi cama. Las gotas se escuchaban en la noche, en nuestras sábanas llovía.
El mundo a oscuras  y hasta yo ausente, la cabeza deliraba.

Todo. Luego. Nada.

Mis deseos ahora tus mentiras.